Quiero un Pintalabios Rojo

20.5.19

Share to Facebook Share to Twitter Pin This


¡Hola! El fin de semana pasado, tuve como objetivo, antes de una cena con amigos llena de apetecibles promesas, encontrar un pintalabios de color rojo brillante que me favoreciera y fuera con mi tono de piel. Y como es habitual en mí, dicha meta me la marqué justo una hora y media antes de salir.

Tras salir de una ducha de dos minutos, con el pelo chorreando, aterricé en Sephora con “unas pinticas”… el cabello en plena ebullición de encrespamiento, sin maquillar y con el aspecto demacrado de una señora que está luchando contra todos los elementos: contar con el tiempo justo para encontrar la pieza deseada antes de que el esposo la eche en falta. Jamás podrá comprender que, pese a tener 3 labiales rojos en el neceser de las pinturas, ninguno me encaja para esta noche.
Y es que hay cosas mucho más importantes que el ridículo y la supervivencia; todas las mujeres lo saben.

Como una leona en el Serengueti oteo una vendedora libre y a por ella me lanzo para confiarle mi futuro: estoy buscando un pintalabios rojo. Rojo pimiento, no; rojo granate, tampoco; rojo fucsia no; un rojo rojo, por favor. Un rojo Valentino.

La dependienta, llamada María según su chapa, mira mis labios con una mirada inquisitiva, para luego pasear la mirada por mis arrugas.

-          “Debería hacerse antes una exfoliación. Tiene los labios muy resecos”.
-          “Ya, sí, bueno, verás es que llevo prisa”.
-          “No se preocupe, le muestro rápidamente esta maravilla que nos acaba de llegar”.
-          “Ya. Es que solo necesito un pintalabios rojo”.
-          “Sí. Pero, llevar los labios pintados de rojo no es fácil. Todos los expertos en maquillaje recomiendan hacer antes una exfoliación, hidratarlos… ¿tiene hidratante de labios?
-          “Ehh, en serio. No estoy para consejitos. Por cierto, ¿de dónde eres? No eres española, ¿verdad?”
-          “Sí señora. Soy de Canarias”.

Al final: un exfoliante para labios, un lápiz delineador de labios, el bálsamo nutritivo de labios de Nuxe, el labial, y por supuesto, un desmaquillante específico de labios.

Eso se llama: 100€ por un pintalabios rojo; y todo para escapar de María, seguramente la empleada del mes de Sephora, y llegar a tiempo a mi casa antes de que el esposo notara mi ausencia, y además, me diera tiempo a estar arreglada a la hora convenida.

Por supuesto, jamás tendré 30 minutos para preparar mis labios para el color rojo. Limpiar, exfoliar, limpiar de nuevo, hidratar y luego pintar. ¿¿Desde cuándo tenemos las mujeres tanto tiempo para arreglarnos para una cita nocturna y estar listas a tiempo?!


¡Hasta el miércoles!


Imagen vía Behance