Por qué Vestir por Capas es una Buena Idea

20.11.18

Share to Facebook Share to Twitter Pin This



¡Hola! Nunca os he hablado de vestir por capas, ¿verdad? Jajajaja, es broma. Creo que es uno de mis temas más recurrentes. De hecho, si no recuerdo mal, la última vez que lo hice fue el mes pasado para daros instrucciones de cómo convertir un look sexy en otra cosa.

Lamentablemente, hoy no voy a daros esa clase de sabios consejos, sino simplemente otra fantástica lección para vestir por capas y brillar. Es sencillo, de verdad. En lugar de escoger prendas de tejidos rudos, básicamente voy a emplear varias prendas de tejidos más livianos como el satén para ir formando las capas, e ir completando el bendito look.  Soy tan bilingüe chic que me doy hasta asco jajaja Y eso que antes renegaba de toda esta terminología fashion. Qué lástima. He sucumbido.
Bueno, al grano que me disperso y si no os vais antes.

Primer consejo y que explica el título de este post de por qué vestir por capas es una buena idea. Porque el invierno no significa jerséis de lana gordos o pantalones de pana, así que toma nota o un par de notas de lo que viene a continuación y ejercítate para vestir diferente.




Primer paso: Arrancamos con un vestido estampado de satén de Zara, y unos zapatos de infarto de Louboutin. Dejando Louboutin aparte porque ha sido una extravagancia. Así tal cual sería un conjunto de infarto, pero vayamos a lo nuestro, que son las capas, y centrémonos en el vestido, que será la base del outfit. Podríamos ponernos tristes de haber invertido en esta maravilla de vestido y no poder ponérnoslo porque fuera no llegamos a los 10 grados. Una estupidez. Aunque suframos un aguacero torrencial, hay mil maneras de lucirlo. Y esta es una de ellas. Va a ser una gran victoria climática, lo se.




Paso 2: Las ruedas de las capas entran en movimiento sigiloso, así que añadimos un jersey de punto fino, corte básico y de manga larga de Easy Wear sobre el vestido.




Paso 3: Y ahora viene mi gran e inesperado toque final. Un top fluido de corte relajado de Adolfo Domínguez sobre el jersey y, por ende, sobre el vestido también. Oh oh oh, en colores vamos a juego. Espero que lo estéis visualizando…



Paso 4: Ahora, un cambio de zapatos. Seguimos con los caprichos porque estas botas de Lanvin me tienen enamoradita, y son perfectas para añadir un toque de color diferente que anime el conjunto y no desentone.




Paso 5: Y ahora viene lo mejor ¡Armani! ¡Una blazer de lana y seda en gris de Giorgio Armani que solo cuesta 388€, de los 1.936€ que cuesta en realidad, gracias a los saldos de The Outnet! ¡Todavía no puedo dejar de gritar!


Y ya está. Ahora os toca a vosotras probar.

¡Hasta mañana!


Imagen superior vía StarStyle.Ph