El Gimnasio y la Actividad Física

11.10.18

Share to Facebook Share to Twitter Pin This



¡Hola! Más de una vez os he hablado de los beneficios de hacer ejercicio. A corto plazo nos hace sentir bien pues se liberan las endorfinas y eso hace que se eleve nuestro estado de ánimo. Nos vemos mejor, nuestro ritmo cardíaco aumenta, sudamos (que es la forma en que nuestro cuerpo se limpia de las toxinas), los músculos se fortalecen, y reducimos el riesgo de contraer enfermedades, además de controlar el peso, y nos desestresemos.

Todas estas razones son fabulosas y todas las conocemos; pero, ¿por qué no hacemos ejercicio? Podríamos encontrar mil excusas, si bien la verdadera razón es que no hemos encontrado o realizado la actividad física con la que realmente disfrutamos.

Si no nos gusta el deporte que hacemos, más fácilmente será abandonarlo. Por eso, hay que ir probando diferentes disciplinas. Igual nos agota correr por la noche, pues probemos a nadar en una piscina climatizada; posiblemente el gimnasio nos agobia, pues probemos a pasear por la mañana temprano y disfrutar del olor fresco del parque; a lo mejor los deportes de raqueta no son lo nuestro, pues probemos con las posturas de yoga.

Son ideas que buscan que nos enamoremos de alguna actividad y conseguir sensaciones de bienestar, y que será lo que verdaderamente nos haga mantener nuestro programa de ejercicios.

Efectivamente, lo más difícil es empezar, y lo segundo más complicado es continuar. Si veis que os estáis aburriendo y estáis empezando a abandonar la rutina, entonces cambiad de deporte o de programa. Variad vuestra actividad, intentad implicar a alguna amiga que os anime, poneros unas metas y haced lo que sea para moveros!!

Yo, por ejemplo, y algunas ya lo sabéis, me levanto muy temprano por la mañana y salgo a pasear por el Retiro de Madrid. Es una rutina muy sencilla porque entra dentro de las cosas habituales de la primera hora de la mañana, y es algo que ya me quito de encima, y ya puedo dedicar el día a todos mis quehaceres. De esta manera, si se me complica la tarde o llego muy cansada a casa, me puedo quedar tranquilamente en el sofá porque ya he hecho mi dosis diaria de ejercicio.

Bien es cierto que yo soy partidaria de hacer ejercicio al aire libre, creo que es más placentero. Pasear por un parque, por un bosque, un lago es mil veces mejor que correr en una cinta en casa o en el gimnasio. Y tampoco se puede comparar un campo de golf con una pista de pádel cubierta.
En fin, espero haberos animado y ¡todo el mundo a hacer ejercicio!


Mañana es fiesta así que felicidades a todas las Pilares. Disfrutad de este puente y nos vemos el lunes!


Imagen superior vía Etsy