Desastres Corporales por Culpa de la Menopausia. Parte I

2.10.18

Share to Facebook Share to Twitter Pin This




¡Hola! Siguiendo con el tema de la menopausia, - días atrás hemos estado hablando de trucos para mitigar esos días de pesadilla con el pelo por culpa de este cambio hormonal-, inicio la serie de desastres corporales por los constantes cambios que experimentamos.

La menopausia no hay que verla como algo malo o negativo, sino simplemente como una etapa más que marca un cambio importante en la vida. Si bien es cierto, que es un amargo guisado biológico. Sudoración y sofocos, piernas hinchadas y cansadas, desajustes en la regla, intensos dolores de cabeza, cambios en el sueño, aumento de la grasa corporal, la aparición de manchas...

Pese a que muchos de estos síntomas no tienen remedio 100% efectivo, con estos sencillos consejos te verás mejor y te ayudarán a tener un poquito más de control:

#Uñas resecas
Con el paso del tiempo, la piel envejece y sus funciones (defendernos de gérmenes y radiación solar, regular la temperatura corporal, almacenar sustancias, etc.) se alteran. Debido a que la hidratación cutánea disminuye, por efecto fisiológico, es muy normal que la piel alrededor de las uñas esté reseca. Usa una loción especial para cutículas o aceite vegetal específico para hidratar esa zona. Si tus manos están bien hidratadas te sentirás un poquito menos mayor.

#Escote de líneas marcadas
Debido al envejecimiento de la piel, la zona del escote también se ve afectada y pierde elasticidad. A muchas mujeres les salen unas arrugas verticales en la zona del pecho, y que se pueden combatir de igual manera: cremas específicas para la zona. En verano, sobre todo, acostúmbrate a aplicarte crema hidratante en el escote todos los días, al igual que haces con el rostro. Es una zona a la que se le suele prestar poca atención, y está, al igual que la cara y el cuello, expuesta al aire.

#Manchas
Por efecto de nuestra exposición al sol durante años, ahora notaremos un aumento de las manchas solares, no solo en nuestra cara, también en la zona del pecho, espalda, hombros, manos e incluso en las piernas. Exfolia todo tu cuerpo una vez a la semana utilizando un cepillo de cerdas naturales y una crema exfoliante de cuerpo cuando te duches. Y aplícate en esas áreas donde veas que eres propensa, una crema con niacinamida o vitamina B3. Los tratamientos de peeling también dan buenos resultados, pero para eso es recomendable ir antes al dermatólogo o un experto.

#Piel irritada
Una vez que nuestros niveles de estrógeno empiezan a decaer, la habilidad de nuestro cuerpo para mantener la hidratación se desacelera, dejando la piel seca e irritada. Dúchate con agua tibia en lugar de caliente y no más de 15 minutos; evita  jabones perfumados, geles de ducha y desodorantes que puedan irritar la piel; seca tu piel a toquecitos con la toalla en lugar de frotarla; usa cremas corporales hipoalergénicas sin perfume (como Eucerin y Cetaphil) o prueba con cremas hidratantes derivadas de la avena como Aveeno; evita los tejidos duros y rígidos, y usa ropa suelta que esté hecha de materiales no irritantes, como el algodón.


¡Hasta mañana!


Imagen superior vía Healthline