Las Catástrofes del Final del Verano

4.9.18

Share to Facebook Share to Twitter Pin This
https://www.encasadeoly.com/2018/09/las-catastrofes-del-final-del-verano.html

¡Hola! Os voy a contar una serie de infortunios y catastróficas desdichas a las que he asistido en estos últimos días, la mayoría acontecidas en torno a las últimas tendencias en moda:
 
27 de agosto
Los bolsos grandes están de moda. La chica que está delante de mí en la caja de Mercadona lo ha entendido bien, aunque no ha captado el tema de los bolsillos pequeños interiores. Lleva diez minutos buscando la cartera del dinero en el fondo de un bolso... ¡enorme!
Reacción del cajero: ¿No conoces el truco de llevar carteritas más pequeñas?
Respuesta correcta: Completamente, por eso llevo el estuche del maquillaje, la bolsa con unas bailarinas, una carterita con las llaves dentro… pero, ¡imposible encontrar la billetera entre tanta bolsa!
 
28 de agosto
Me pongo mi nuevo sombrero playero, que no me he quitado en todo el verano, y me voy al aperitivo. Mi pelo está tan desastroso que es mejor esconderlo. Este tipo de sombrero masculino favorece mucho, si bien mi campo de visión se reduce al mínimo vital: la acera.
Y ahora toca saludar y dar un beso a mis amigos.
Reacción de mis amigos: ¡Ay, me has dado con el ala del sombrero en el ojo!
Respuesta directa: ¡a ver si aprendes a ser más alta que yo!
 
29 de agosto
La camarera de un elegante restaurante al que hemos ido a cenar lleva una falda con volantes que es muy bonita. Un estampado tropical precioso también, pero si pudiera devolverme mi Aperol Splitz que se estrelló en el suelo después de ser atrapado por la falda, lo agradecería.
Reacción del esposo: su velocidad en el intento de coger la copa en el aire lo engaña. Se creía más rápido.
Mi respuesta: ¡Podía haber sido peor y haber caído el coctel en mis pantalones de Viktor & Rolf!

30 de agosto
Yo, probándome uno de esos vestidos de corte trapecio, con tirantes y abotonados por delante, tratando de olvidar que definitivamente tengo pecho y que este no entra.
Reacción de la vendedora: ¡Uy parece Sofía Loren!
Respuesta directa: ¡Pues por mucho que lo diga Dolce Gabbana, mis pensamientos de estilo no incluyen el desbordamiento de las carnes!
 
31 de agosto
¿Qué es lo que estoy viendo? Las estanterías con los zapatos para la próxima temporada de otoño están llenas de mules, zapatos abiertos y pies descalzos. No se muy bien cómo llevarlos cuando nos pille el tradicional huracán de viento y lluvia.
Reacción de mi amiga: Ya sabes, para ir a la moda a veces hay que sufrir.
Respuesta correcta: ¡no importa! trabajo todo el día en una oficina sobrecalentada.
Y añado mi pizca de sal: lo bueno de estos zapatos es que son atemporales y da igual que haga frío o calor. Eso sí, con 10 grados bajo cero, sería completamente retorcido ponértelos.
 


¡Hasta mañana!