Una Aventura Mod

24.8.18

Share to Facebook Share to Twitter Pin This
https://www.encasadeoly.com/2018/08/una-aventura-mod.html



¡Hola! Estaba recordando que una vez tuve un novio, al que yo por aquel entonces veía muy moderno y sofisticado. Pero, en realidad, su manera de vestir era de otras épocas. En un momento en que yo trataba desesperadamente de ser rubia ceniza y meterme en unos pantalones pitillo dos tallas menos que la mía, mi chico me esperaba a la puerta de casa posando sentado en su Lambretta, tratando de no manchar ni arrugar su traje hecho a medida.

Más tarde, me dijeron que él era Mod, un movimiento cultural de Inglaterra (mod proviene del término modernista) que hizo furor entre los jóvenes de los años 60 y 70, que luchaban por ser originales y creativos.

Lo cierto es que salir de tiendas con este chico era un suplicio. Se pasaba horas comparando los cuellos de las camisas o analizando con lupa el tejido de un polo.

Si habéis visto la película Quadrophenia sabréis de qué estoy hablando.

No es que yo sea muy fan de este movimiento, pero es cierto que mi inclinación por lo vintage hizo que fuera conquistada en minutos por las pandillas que se movían en Vespa, las conversaciones eternas en un pub y, por supuesto, su música. Fue una conquista efímera porque enseguida me cansé al ver que pasaban más tiempo desfilando y posando, que pensando en qué hacer con sus vidas.

Para mi romance lo más importante era parecer inteligente, intelectual y ser y estar limpio. Se hacía los trajes a medida con doble bolsillo, que la chaqueta tuviera tres botones como mínimo, y que los pantalones tuvieran la caída perfecta, completando su look unos botines puntiagudos. Para los días más sports, no se quitaba de encima el famoso Fred Perry y las Adidas Kicks.

Eso sí, tengo que reconocer que mientras yo andaba a la caza de mi estilo, decidiendo si ponerme un vestido de lentejuelas púrpura con unas botas blancas o unos pantalones de campana con una camiseta de rayas Petit Bateau, él ya tenía su licencia de estilo.

¿Seguirá igual?

¡Hasta mañana!

Imagen vía Flickr