Días de Pesadilla con el Pelo por Culpa de la Menopausia. Parte III

23.8.18

Share to Facebook Share to Twitter Pin This
https://www.encasadeoly.com/2018/08/dias-de-pesadilla-con-el-pelo-por-culpa-de-la-menopausia.html

¡Hola! Finalizamos con esta serie de consejos para intentar arreglar nuestro pelo, estropeado muchas veces por la menopausia.

Puntas abiertas

Las puntas abiertas son causadas cuando se maltrata al pelo con el cepillo, secador, no se sanea… Para reparar este daño lo mejor es cortar por lo sano y aplicar la tijera en las puntas. Si no, otras opciones son aplicar algún producto hidratante que contenga ceras en las puntas abiertas y pasar el secador por ellas con aire caliente para potenciar su acción. O calienta un poco de aceite de oliva, aplícalo en las puntas, e ídem, pásate el secador con aire caliente. Esto nutrirá la zona y eventualmente mejorará su aspecto.


Rizos caídos

Con la edad, el pelo va perdiendo fuerza y es normal que los rizos vayan desapareciendo. Un remedio es utilizar un producto activador de rizos en el cabello para rejuvenecerlo.




Exceso de calor

Si utilizas regularmente un secador o una plancha o unas tenacillas para arreglar tu pelo, ¡para! Al menos, deja pasar un par de días y que tu pelo descanse de tanto calor. Usa la temperatura más baja de tu secador o incluso el aire frío, y rocía el cabello con un producto protector térmico antes de secarlo o peinarlo.




Cabello frito

No uses el secador ni las planchas cuando tengas el pelo empapado. Elimina el exceso de agua con una toalla primero, y luego deja pasar un tiempo hasta que no esté tan húmedo. Reducirás el tiempo de secado y tu pelo estará más saludable.



Cabello áspero

Si tienes el pelo muy seco y áspero, este truco te va a encantar. Aplícate aceite de oliva por todo el pelo, masajea, y envuélvelo en una toalla húmeda que previamente has calentado en el microondas. Deja actuar unos 30 minutos. A continuación, retiras la toalla y coges el secador. Activas el aire caliente y te lo pasas por el cabello para sellar la humedad en las cutículas. Para terminar, lávate el pelo con champú para retirar el exceso de aceite. Mano de santo.

 
¡Hasta mañana!
 
Imagen superior vía Laughing Squid