Mamá, Quiero una Banda de Rock and Roll

13.4.18

Share to Facebook Share to Twitter Pin This
https://www.encasadeoly.com/2018/04/mama-quiero-una-banda-de-rock-and-roll.html



¡Hola! El otro día merendando con unas amigas recordamos cierto capítulo de nuestra adolescencia, que nos hizo llorar de la risa.

Estábamos en primera línea de un concierto de Sonic Youth, mientras histéricas, tratábamos de arrebatarle la camisa que llevaba atada a la cintura a la macarra de Kim, cuando a una de mis amigas se le ocurrió la idea de hacer algo creativo con todo este excedente de energía que derrochábamos.

A la salida del concierto, nos encontramos en el bar de siempre cuando mi amiga lanzó la idea: formar nuestra propia banda de rock para chicas. Dos copas más tarde, habíamos encontrado un nombre, Las Atracadoras, y estábamos en proceso de acordar el título de nuestro primer álbum.

En un momento dado de la efervescente conversación, alguien preguntó: “Eh, esto chicas… ¿alguna de vosotras sabe tocar algún instrumento?"

En aquel momento no nos preocupó lo más mínimo pues decidimos que contrataríamos a músicos tan inconscientes y encantadores como nosotras, y que tuvieran su propia Fender Mustang y una batería completa.

Al día siguiente decidimos juntarnos para componer nuestro primer single, convirtiéndonos, por supuesto, en las estrellas de la repetición local, imitando los hits del momento y sin tener idea alguna de música. Recuerdo que incluso imitamos a un grupo de Heavy Metal, cuando jamás nos ha gustado ese tipo de música. En ese momento, una se pregunta si no fue más para ensalzar nuestro ego que para escuchar nuestros desmadres desafinados, y creo sinceramente que ambas cosas.

El caso es que nos emocionamos tanto que nos llegamos a creer que íbamos a ser las nuevas diosas del rock, y antes de contratar a los músicos, decidimos montar una pequeña actuación para nuestros amigos y familiares y comprobar su reacción.

La noche antes de este “concierto” no pegué ojo y no dormí nada.

El momento del concierto fue puro espectáculo. Colocada a la izquierda de la cantante, tocaba mi guitarra imaginaria haciendo los coros, y en plena concentración, veo que mi padre se lleva la mano a la cabeza agachada, caras congestionadas de risa, y al final, una voz detrás de los flexos que hacían las veces de focos, dice: "Sois geniales. Nunca me había reído tanto con vosotras. Tenéis que repetir más veces este espectáculo, pero ahora con otra disciplina. ¿Monologuistas tal vez?".

Petrificada en pleno apogeo, fui incapaz de mirar a mis compañeras, y no me acuerdo si pronuncié algo o grité.

Y al llegar a casa, mi madre me dijo sabiamente: “Hija, lo tuyo no es la música. Eres un poco payasa, pero mejor busca otro hobby”.

Cuarenta años después. Aquí estoy con mi blog.


Que paséis un fin de semana maravilloso y nos vemos el lunes!!



Imagen superior vía ERR News