Encomendarse al santo patrón del alisado

22.12.16

Share to Facebook Share to Twitter Pin This

Hola! Hoy hablamos de la eterna disconformidad entre las que tenemos el pelo rizado y lo queremos liso, y viceversa. El caso es no estar contenta con lo que una tiene.


Tengo una percepción que no se si compartiréis y es que yo creo que las mujeres que tienen el pelo liso, cuando se lo rizan, suele durarles más tiempo el peinado que a las que tenemos el pelo rizado y nos lo alisamos. A las pocas horas, a mí se me empieza a encrespar y no hay manera.

Para las que tenemos el pelo rizado u ondulado, ¿quién no ha soñado con despertarse con el pelo lacio? Podemos ir a pedir ayuda a Luis Llongueras y que nos aplique un tratamiento de keratina o un alisado brasileño para evitar parecer un caniche y que nos dure por lo menos tres meses. Aplicarnos remedios caseros con huevos y aceite de oliva, y que nuestra pareja no se nos acerque en un mes. Encontrar un champú o mascarilla maravillosos en el mercado, y que realmente funcione (más complicado que encontrar una aguja en un pajar)… O encomendarse al santo patrón del alisado: San Babyliss.





Con su infinita bondad al concedernos su cerámica de diamante, la plancha I-Pro 235 XL Intense Protect ha llegado a nosotras, a las que nos peleamos con el secador, las que tenemos falta de tiempo, y las que nos gusta tener el pelo brillante.

En los años 70, yo me alisaba el pelo con una plancha clásica de ropa en un intento por parecerme al ídolo del momento Ali MacGraw, protagonista de Love Story. Así que, imaginaros ahora, cuando uso la plancha de Babyliss y consigo un pelo suave, sedoso y brillante, y en pocos minutos! Todo emoción jajaja

Vosotras, ¿por qué otro santo del pelo sentís devoción?

Hasta mañana!