Por qué algunas mujeres casi siempre nos empeñamos en cambiar erróneamente de imagen

14.4.14

Share to Facebook Share to Twitter Pin This
 


Cuando era joven, todas mis amigas y yo imitábamos el estilo de Jackie Kennedy y de Natalie Wood; incluso nos peinábamos como ellas. Luego llegaron Brigitte Bardot, Raquel Welch, Bo Derek y Farrah Fawcett en los años 70, y mi estilo fue variando hasta que me anclé en el rubio ceniza, corte por encima de los hombros, y cardado para dar volumen a mi exiguo cabello.

Tras yo no se la de años con el mismo corte, el verano pasado decidí aventurarme y cambiar. En retrospectiva, hubiera sido más prudente invocar a mis antiguos iconos, pero guiada por el espíritu de mi peor enemigo, y sin saber por qué, me encontré sentada en el salón de peluquería con una foto del Hola doblada de Jane Fonda y su alternancia de mechas oscuras y castaño dorado.
 
 


Error! Y estaba claro hasta para mi marido. Una mujer con un 70% más de pelo que yo, y que su rostro no se parece nada al mío, era fracaso absoluto. Aparte de que tenía que haber sabido que imitar a alguien con quien no tienes nada en común es un desacierto considerable, lo peor fue que el tinte de color castaño fue incapaz de luchar contra mi pelo, que tras 40 años de rubio cenizo no estaba tan dispuesto, como yo, a que le cambiaran.

Así que, en lugar de salir con la cabeza bien alta por mi sofisticada decisión, llegué a casa echa un mar de lágrimas con el pelo naranja panocha.

Lección aprendida tras tres meses de batalla continua para restablecer mi pelo original.

Desde entonces, cada vez que me da la ventolera de querer cambiar mi imagen, como he jurado que no volveré a someterme a un mimetismo tan patético, prefiero cambiar de peinado y hacerme un recogido que si no me gusta, se puede destruir con facilidad; o simplemente cambiarme de lado la raya. Eso sí, de las tijeras mejor no hablamos que eso también da para una historia larga.

Conclusión, que si alguna de vosotras también está pasando por una crisis de identidad como la que yo sufrí, mejor preservad vuestro estilo personal, -por cierto, un bien escaso hoy en día-, y optar por alguno de estos peinados tan sencillitos, que unas compañeras bloggeras tan bien explican paso a paso:

 
Ondas sin planchas del blog Secretos de chicas


 
 

Alisar un pelo rizado del blog Pretty & Ole



 
Moño informal del blog Isasaweis



 

Falso bob de The Beauty Blog
 

 
 

Recogido francés de Enfemenino.com


 

Pelo cardado de Enfemenino.com



Hasta mañana!!


Imágenes de Pinterest