Cómo ser organizada en el caos de las Rebajas

9.1.13

Share to Facebook Share to Twitter Pin This

Las Rebajas de invierno ya han empezado con descuentos, que en algunas tiendas, llegan hasta el 70%. Sin embargo, hay que tener cuidado con las gangas porque no es oro todo lo que reluce; y muchas veces nos podemos arrepentir por haber malgastado nuestro preciado dinero.

Como es habitual en estas fechas, las asociaciones de consumidores ofrecen sus recomendaciones tradicionales, siendo las principales, valorar la necesidad real del producto que vayamos a comprar, su calidad y su precio, más que el porcentaje de descuento.

En mi caso particular, antes de lanzarme a la vorágine de las rebajas, pienso en qué es lo que verdaderamente necesito o me quiero comprar. Así que me siento tranquilamente con una taza de café, saco mi bloc de notas, y hago una lista de artículos que me apetecen tener o comprar.

Luego, extraigo de mi monedero todos aquellos tickets de descuentos que me han ido dando según he ido comprando (como los de Bodybell); reúno todas las publicidades que me han ido enviado a casa con cupones, rebajas y descuentos; y compruebo su fecha de expiración y si me sirven para mis próximas compras.

Durante el proceso de compra, lo que también hago es preguntar qué periodo de devolución tengo, porque en algunos establecimientos, las fechas de devolución no coinciden con las que tienen habitualmente. Y miro detalladamente si la prenda tiene algún desperfecto. Más de una vez me he llevado a casa camisas a las que le faltan dos botones, faldas con el bajo descosido, o pantalones sin cinturón cuando iban incluidos.

Finalmente, y aunque sea un imposible, no gastar dinero! Me refiero a intentar ajustarnos a nuestro presupuesto. Aunque no lo tengamos o consideremos innecesario hacerlo, creo que es importante pensar en una cifra que no debemos rebasar. Podemos ser de las que no nos reservamos para las rebajas, pero siempre podemos caer en ellas, y picar algo que hemos visto cuando paseábamos, acompañábamos a una amiga, o cambiábamos algún regalo de Navidad.