Cómo Llevar un Pareo en la Ciudad

29.5.19

Share to Facebook Share to Twitter Pin This



¡Hola! La playa es un estado mental, y mantengo esta afirmación con la convicción de un asesino que se declara culpable tras mi último artículo.

En realidad, estoy deseando estar en la playa de vacaciones y una forma muy sencilla de materializar este estado de ánimo es empezar a pensar en los artículos que se necesitan para la playa (cesta de la playa, lecturas ligeras, un sombrero), y que también puedes utilizar aunque no estés en la playa.
Os aseguro que funciona porque me he pasado el fin de semana pasado practicando este tipo de mantra para no sufrir cuando apriete el calor, especialmente el que irradian el alquitrán y cemento, concretamente de Madrid.

En realidad, no estoy hablando de meditación, ni de mindfulness; simplemente, se trata de usar un pareo. De hecho, eso es todo lo que he hecho: ponerme lo que, en principio, está reservado para la playa a kilómetros de la costa más cercana.






Así es cómo quedaba:

Viernes








Quedó un bonito outfit para ir a trabajar el viernes, si bien, luego me quedé en casa sin salir. Estaba agotada, y no sé si por toda la pedrería que llevaba encima entre conchas, abalorios y perlas, o porque fue una semana infernal.



Sábado noche
Se me ocurrió que para amortizar aún más si cabe esta falda pareo, podría doblar esta tela de gran tamaño en una especie de pasmina, que me eché por los hombros a modo de chal. Al principio te sentirás emocionada por lo astuta que te crees que eres pero luego te darás cuenta de que tienes poca movilidad si no quieres que empiecen a sobresalir los volantes de la falda y esta recupere su forma original. Lo mejor de este apaño, lo bien que me sentaba a la cara su estampado y con el que jugué con el turquesa en cuello y orejas.






Domingo

Este día renuncié a la sofisticación por el bien de la comodidad, combinando esta maravillosa falda pareo con denim y unas sandalias planas de pala. Simplemente quería ir a El Rastro en busca de más artículos playeros.






¿Fácil, no?

¡Hasta el viernes!


Imagen superior vía Life and Style - Asda