¿Son los Bolsos una Herramienta de Auto-aceptación?

8.1.19

Share to Facebook Share to Twitter Pin This

¡Hola! Feliz Año a todas!! Aquí estamos de nuevo con fuerzas, energías renovadas y mucha mucha ilusión de empezar 2019, que estoy segura va a ser fantástico.

He decidido arrancar con el tema de los bolsos. Y no, no voy a discutir si nunca son suficientes, si hay que invertir en un bolso de firma o si deben ser de piel.






Soy una fanática de los bolsos y nunca me he planteado no llevarlos. Supongo que no llevar bolso puede hacerte parecer una mujer misteriosa y una estricta adepta del esencialismo y minimalismo de Marie Kondo. Sin embargo, yo no soy una falsa optimista acerca de las escasas cosas que se necesitan y los bolsos, desde luego, no entran en esa categoría.

Mi discurso va más relacionado con que ahora, que hemos entrado en un nuevo año y somos más mayores, avanzamos por las etapas de la aceptación. Y ese beneplácito me ha traído el siguiente mantra: aunque no siempre pueda tener todo lo que deseo, ahora tengo otras muchas cosas. Y eso ¡es fenomenal! Por tanto, en lugar de intentar ser la mujer que quiero llegar a ser, ¿por qué no sentirme orgullosa de ser la mujer que soy ahora? Ella es genial y tiene muchas cosas bonitas.

Y aquí llegamos a la intersección del bolso y la persona, mientras miro un accesorio que perdura desde tiempos inmemoriales. Un complemento que te puede hacer sentir segura en una primera cita. El punto final a un look de infarto. La excitación de tu primera compra. Y, por supuesto, la indulgencia del capricho.

Por otro lado, los bolsos confieren un espacio enorme que libera las licencias creativas de los mejores diseñadores. Un día, es un bolso bombonera; otro, es un bolso clutch y al día siguiente un bolso shopper. Esta creatividad la podemos observar, por ejemplo, en el Compas, el Kuti o el Irrisor, los miembros de la familia moderna de Nina Ricci.




Conclusión, los bolsos no son solo bolsos si no quieres que lo sean. En mi opinión, son una herramienta de cambio positivo, de aceptación de la identidad, y un elevador del amor propio.


¡Hasta mañana!



Imagen superior vía Pinterest