Muy Divertido… ¿Quieres ser Cómica?

17.7.18

Share to Facebook Share to Twitter Pin This
https://www.encasadeoly.com/2018/07/muy-divertido-quieres-ser-comica.html


¡Hola! Hoy quiero hablar de la risa. Hay tanta felicidad en hacer reír a la gente, y a la vez es tan difícil, que muchas veces pienso que qué profesión tan complicada la de ser cómico.

A mí, me hubiera gustado ser comediante; la reina de las comedias, pero no a lo Doris Day o Jennifer Anniston y protagonizar comedias romanticonas. No, ni titiritera, ni cirquera. Comediante tal cual. De hecho, no es tan inmaterializable, en absoluto. Que sepáis que tengo mi audiencia de fans; eso sí, su edad va de los cuatro a los nueve años, y solo tengo que abrir mucho la boca para verlos muertos de la risa por los suelos.

La verdad es que la mayoría de las veces, las personas que no me conocen bien me miran con ojos de sorpresa y sus caras demuestran que yo para ellas soy una infantil, una niña grande y vieja.

Eso se me pasa cuando veo a Ernesto Sevilla. No me había enganchado con ningún cómico de los de ahora, antes. No es un tío guapo, y su semblante, más bien serio, no hace reír con solo mirarle como Enrique San Francisco. Sin embargo, tiene tanta clase en su humor, tanta fineza manchega, que me encantaría tener una conversación humorística con él, solo por el placer de recuperarme de las miradas suspicaces.

Señores cómicos hay muchos, y ¿mujeres humoristas?, ¿cuántas os vienen a la cabeza? Y no estoy hablando de monologuistas, -que las hay geniales-, ni de actrices que interpretan un guion escrito por otros. Hablo de mujeres que simplemente con hablar o moverse ya te hacen reír sin forzar. Y para mí, una de ellas es la gran y maravillosa Verónica Forqué, a la que admiro.

Otra niña grande.

También, tenemos la versión de las que se esconden detrás de un bolígrafo como Marian Keyes, Sophie Kinselja o Elísabet Benavent para contar sus divertidas e histriónicas historias.

En cuanto a las jóvenes de ahora, lejos de haber encontrado a mi mujer ídolo, estoy encantada con Inma Cuesta. En la comedia es deliciosa, y en el drama, sencillamente impecable.

Antes de ella y en su estilo, me encantaba la adorable Carmen Maura.

En fin, podría estar hablando infinito de las mujeres que me han hecho reír en mi vida. Y, lejos, muy muy lejos de todas ellas, a mí me encanta reír, sonreír todo el tiempo, hablar de la moda sin tomarla en serio, bromear, hacer muecas y todo ello sabiendo que el ridículo no mata.

Aunque no vaya con vuestra personalidad, intentad un día ser una cómica y hacer reír, -o por lo menos sonreír- a los que os rodean. Ya veréis cómo será una sorpresa para todos y para vosotras mismas. Nunca se sabe el “payaso” que llevas dentro.

¡Hasta mañana!


Imagen superior vía A Women's Thing