Veladas de Casa y Amigos

2.3.18

Share to Facebook Share to Twitter Pin This
http://www.encasadeoly.com/2018/02/veladas-de-casa-y-amigos.html


¡Hola! Estaba recordando cómo cambian las relaciones con los amigos nada más casarnos. Al principio, a la edad de 25 años, todo iba bastante igual. A nuestro alrededor, nuestros amigos iban y venían, se formaban parejas estables, y el reino de IKEA se iba instalando en nuestras vidas.

Sin embargo, llegaron los niños, y con ellos las invitaciones a cenar y/o comer. Lo que al principio parecía una manera estupenda de ver a nuestros amigos, rápidamente se convirtió en una carga increíble porque a las tareas diarias de lidiar con los enanos se multiplicaba por dos el trabajo a la hora de preparar la cena.

Lo bueno era que como todos estábamos, más o menos, en la misma situación, las visitas a las casas se iban turnando. Lo malo fue que, curiosamente, los amigos solteros empezaron a no venir. Obviamente, era más divertido estar bailando en una boîte que ver cómo tu amigo o amiga se quedaba dormido en el sofá a la segunda copa.

Cuando a nosotros nos tocaba que vinieran a casa, lo llamábamos las “noches paquete” pues nos podía tocar el paquete de dos, de cuatro, de seis o de ocho! Y por supuesto, siempre había una sorpresa. La súper novia nueva que se reía como una ballena, el novio serio y razonable que no soportaba el tabaco, la pareja con alegría matrimonial, o la que electrificaba la atmósfera con discusiones en torno a temas políticos o de la actualidad, o, lo que era peor, de dinero…

A todo esto, con el tiempo, empezamos a tener en nuestra pandilla una especie de competencia absurda por desechar IKEA y ver quién era el primero que se compraba el primer sofá de Natuzzi o Ligne Roset, el coche más grande o una casa nueva. Y de pronto, las invitaciones volvieron a multiplicarse.

Afortunadamente, seguimos viéndonos y quedando todos juntos, aunque son más las veces que quedamos fuera, que en casa. Y, ¡seguimos todos igual! Al fin y al cabo, lo importante es la amistad y da igual quién organice la velada, quién venga y cómo termine.


Que paséis un fin de semana estupendo y ¡nos vemos el lunes!



Imagen superior vía Lettuce Eat Kale