De Scooters y Fiestas

11.9.17

http://www.encasadeoly.com/2017/09/de-scooters-y-fiestas.html


¡Hola! Arranco la semana con humor pues hoy os voy a contar una anécdota terrible de este verano. Seguramente a muchas de vosotras os habrá sucedido y sabréis de qué estoy hablando.

Un día teníamos una fiesta. No me acuerdo en qué momento del día anterior ni quién decidió que era una idea estupenda que yo fuera con mi cuñado en su scooter. Sí recuerdo haber estado hablando de lo maravilloso que es el verano para montar en moto: la libertad, la temperatura que te respeta, la sensación del aire en tu cara, la divina juventud… y toda una ensoñación al más puro estilo Audrey Hepburn en Vacaciones en Roma.

Así me debí de ver yo para, en ningún momento de la conversación, oponerme a semejante idea peregrina.

El caso es que aparezco impecable para ir a la fiesta; y por supuesto, olvidándome de mi peor enemigo: el casco.

El antes
Lugar: Puerta de mi casa
Pelo brillante, suavemente ondulado, y perfecto tras una hora de secador
Los ojos maquillados, frescos y con pestañas de conquistadora
Mis supergafas nuevas a la última moda


El después
Lugar: Puerta de la fiesta
Pelo aplastado, de rata aburrida y sin gracia alguna
Ojos rojos y maquillaje corrido
Mis gafas nuevas son demasiado gruesas y no me han cabido con el casco


Conclusión Primera: No tenía mejor momento para montar en moto que justo para ir a una fiesta


Lo malo es que aquí no acaba la cosa porque si alguien escuchó la conversación que ahora os voy a relatar, seguro que pensó que no podíamos ser más simples. Fue al día siguiente, al despertar, cuando pensando en la noche anterior descubrí que qué tonterías más grandes decimos a veces sin darnos cuenta.





- Uf, este verano estoy gordísima
- Hija, pues yo no te veo tan mal
- Sí, y además estoy blandurria. Mis músculos han sido sustituidos por grasa
- A ver, los músculos están justo debajo de la grasa
- Lo peor es que mi marido dice que me ve bien
- ¿En serio? Odio que no nos digan la verdad
- Cierto. Cuando les preguntas, todo bien
- ¿Pues sabes lo que te digo? Que voy a adelgazar solo por fastidiarle

Descargo de responsabilidad: Charla con primera copa de cerveza en la mano


Conclusión Segunda: El casco de la moto no te deja pensar.



¡Hasta mañana!



Imagen superior: Agent Pekka

2 comentarios:

  1. Por eso odio ir en moto, porque el casco te destroza el peinado. Sólo se te ocurre a ti jajaja.

    .Estelle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ¡en qué momento! Pero, lo peor fueron los ojos, qué desastre de verdad

      Eliminar

Muchas gracias por comentar