Puedo dejar de fumar cuando quiera

martes, 27 de junio de 2017


El peligro y las ventajas de liberarse de la esclavitud de la nicotina.



¡Hola! Nunca he sabido por qué empecé a fumar. Creo que por aquel entonces lo debía de ver chic y de chicas modernas. El caso es que siempre he fumado poco: un cigarrito después de comer, con una copa de vino… y rara vez me he terminado una cajetilla en el día. Por eso pensaba, no es nada alarmante, puedo dejar de fumar cuando quiera.

El problema eran las noches. Salir a cenar con amigos o a bailar significaba una copa en la mano, y un cigarro en la otra; y ahí perdía la cuenta. Claro está, al día siguiente, dolor de cabeza, la voz de Bárbara Rey, el maquillaje de Bette Davis, y un olor en la ropa detestable. Así que tras estar tres días con la cabeza como un bombo, deshidratada, y el estómago del revés decidí que había llegado la hora de terminar con el tabaco (esta vez la voz era de Chabela Vargas).

Bien, pues empecé a no tragarme el humo, a fumar menos, y ahora llevo diez años que no me llevo un cigarro a la boca. Y lo mejor es que no me apetece nada. No sabéis la satisfacción que me provoca ver que otros se encienden un cigarro y no me importa.

Tengo los dientes más blancos, la piel del rostro menos apagada, el cabello más vivo y cuando cojo un resfriado ya no lo paso tan mal con la tos.

Tengo que admitir que tengo suerte porque tengo muchos conocidos que lo han intentado pero han recaído. Se creen liberados de la esclavitud de la nicotina y dicen, un cigarrito, total es uno al día, y al final terminan fumándose la cajetilla entera. Además, siempre terminan encontrando un pretexto para volver a fumar.

Quizás el peligro esté en decir “lo dejo cuando quiero” porque nos creemos con fuerza de voluntad.

¡Hasta mañana!

 

7 comentarios:

  1. Yo nunca he sido fumadora pero siempre he vivido rodeada de personas que fuman, en todas la etapas de mi vida. Así que me siento muy orgullosa de mí misma por no haber caído... Veo a personas incluso más jóvenes que yo que parece que me sacan 10 años por lo envejecida que tienen la piel y es una pena. Por no hablar del mal aliento, que llega a resultar desagradable a la hora de hablar con ellas... Mi novio sin ir más lejos fuma muchísimo. Intentó dejarlo el año pasado con cigarrillo eléctrico pero le duró un mes la tontería. Ahora fuma una cajetilla diaria y es incapaz de dejarlo. Y en la academia donde preparo las opos tenemos que interrumpir la clase en la mitad para que los 3 de siempre salgan a echarse un cigarro porque no aguantan hasta el final. Me saca de quicio.
    En fin, la solución es bien sencilla: NO EMPIECES A FUMAR Y NO TENDRÁS QUE DEJARLO NUNCA.

    .Estelle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía Estelle, lo que tienes que soportar. Tu consejo es realmente bueno y lo mejor que uno puede hacer. Qué asco! había olvidado el aliento que es lo peor!

      Eliminar
  2. Gracias Oly por animar a los fumadores a dejarlo. Espero que leas el correo que te he enviado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mer. Por cierto, no he recibido tu email :( ¿me lo reenvías?

      Eliminar
  3. Yo no entiendo de dejar de fumar porque nunca he fumado pero todas las personas que conozco que fuman les es complicado dejar de fumar

    ResponderEliminar
  4. yo sigo fumando lo he dejado mil veces y vuelvo a ello es muy muy dificil me fata fuerza de voluntad o me falta cabeza jajajaj

    ResponderEliminar
  5. espero que no fumes mas, enhorabuena porque es my complicado dejarlo, lo se por mi familia, que algunos fuman y no pueden dejarlo

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar