Mi amiga, la maniquí

jueves, 11 de mayo de 2017



De cómo cambia el mundo y tu perspectiva cuando estás al lado de alguien que es espectacular.
 
 
Hola! Tenía una amiga que era modelo. No era Kate Moss, pero era lo suficientemente guapa, delgada y estilosa para estar en una agencia y tener algunos trabajos. Imagino que algunas de vosotras, aunque no tuvierais una amiga modelo, sí tendrías alguna otra de porte y belleza espectacular. Y seguramente os sentiréis identificadas cuando leáis lo que me pasaba a mi cuando estaba con ella: 
  • Cuando paseaba con ella por la calle, yo era totalmente transparente para el resto del mundo
  • Casi siempre, cuando mi amiga lucía ropa nueva, si yo también estrenaba algo, lo mío parecía de mercadillo a su lado, pese a que me había costado más caro; y ella parecía de Chanel, y yo de Sepu
  • Si mi amiga pasaba dos días en Mallorca, no solo volvía con una serie de fotos sublimes, es que también había ganado lo que yo en 5 meses
  • Cuando no teníamos novio, si sonaba el teléfono en su casa nunca lo cogía porque “a los hombres había que ignorarlos”; mientras que yo, me tiraba al mío no fuera que alguien del sexo contrario se le ocurriera llamarme para salir a dar una vuelta
  • Ya de casada, cuando llamaba a mi amiga para saber de su vida, se pasaba el día en centros de belleza, spas, masajes, tratamientos de belleza…; mientras que yo, con raíces, se me pasaban las horas cargada con una niña llorona y empapada en pis, tirando del carro de la compra sudorosa… 
  • Y ahora, que ya tenemos una edad, mi amiga sigue siendo adorable, delgada, con un cutis fantástico; mientras que yo con solo beber agua, sigo ganando kilos, cada vez estoy más calva, y las arrugas son ya surcos
 
 
Las dos hemos tenido una vida feliz, una familia maravillosa, y seguimos siendo muy buenas amigas. Eso sí, jamás conseguirá que me vaya con ella a la playa!!
 
 
 
Hasta mañana!!

1 comentario:

  1. Realmente tal cual lo describes, dan ganas de odiarla jajaja. Yo nunca he tenido amigas así, siempre las he tenido "normales". De todas formas, pasarse el día en spas y centros de belleza no es para nada envidiable. En mi opinión eso es sinónimo de hacer el vago.

    .Estelle.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar