Mi amiga, la maniquí

11.5.17



De cómo cambia el mundo y tu perspectiva cuando estás al lado de alguien que es espectacular.
 
 
Hola! Tenía una amiga que era modelo. No era Kate Moss, pero era lo suficientemente guapa, delgada y estilosa para estar en una agencia y tener algunos trabajos. Imagino que algunas de vosotras, aunque no tuvierais una amiga modelo, sí tendrías alguna otra de porte y belleza espectacular. Y seguramente os sentiréis identificadas cuando leáis lo que me pasaba a mi cuando estaba con ella: 
  • Cuando paseaba con ella por la calle, yo era totalmente transparente para el resto del mundo
  • Casi siempre, cuando mi amiga lucía ropa nueva, si yo también estrenaba algo, lo mío parecía de mercadillo a su lado, pese a que me había costado más caro; y ella parecía de Chanel, y yo de Sepu
  • Si mi amiga pasaba dos días en Mallorca, no solo volvía con una serie de fotos sublimes, es que también había ganado lo que yo en 5 meses
  • Cuando no teníamos novio, si sonaba el teléfono en su casa nunca lo cogía porque “a los hombres había que ignorarlos”; mientras que yo, me tiraba al mío no fuera que alguien del sexo contrario se le ocurriera llamarme para salir a dar una vuelta
  • Ya de casada, cuando llamaba a mi amiga para saber de su vida, se pasaba el día en centros de belleza, spas, masajes, tratamientos de belleza…; mientras que yo, con raíces, se me pasaban las horas cargada con una niña llorona y empapada en pis, tirando del carro de la compra sudorosa… 
  • Y ahora, que ya tenemos una edad, mi amiga sigue siendo adorable, delgada, con un cutis fantástico; mientras que yo con solo beber agua, sigo ganando kilos, cada vez estoy más calva, y las arrugas son ya surcos
 
 
Las dos hemos tenido una vida feliz, una familia maravillosa, y seguimos siendo muy buenas amigas. Eso sí, jamás conseguirá que me vaya con ella a la playa!!
 
 
 
Hasta mañana!!

4 comentarios:

  1. Realmente tal cual lo describes, dan ganas de odiarla jajaja. Yo nunca he tenido amigas así, siempre las he tenido "normales". De todas formas, pasarse el día en spas y centros de belleza no es para nada envidiable. En mi opinión eso es sinónimo de hacer el vago.

    .Estelle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejejejeje, hombre cuando llevas una vida ajetreada, sin parar, de un sitio para otro, inflada de estrés, te aseguro que anhelas vivir en spas y centros de belleza!! :)

      Eliminar
  2. Tengo una amiga así, aunque no era modelo, si que era estilosa y guapa, más flaca que yo cuando joven y vestía a la última y sino a la penúltima pero todo le quedaba bien. Tenía a todos los hombres de cabeza...en fin...Nos dejamos de ver cuando vine a España y hace unos tres años nos reencontramos cuando fui de visita a mi país. Y las tornas se han trocado, ella ha ganado quilos y está un poco menos estilosa y yo aunque he ganado quilos, tampoco estoy mal...A ella no le sienta mal...y sabes qué...lo más importante en esta vida es estar a gusto consigo mismo y lo demás no importa...aunque eso a veces tardamos en aprenderlo...Besooosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo. Esa es mi máxima: se tu misma.

      Eliminar

Muchas gracias por comentar