Los 10 mejores trucos de maquillaje de todos los tiempos

15.3.17


Tengo una obsesión de proporciones épicas por la belleza con todo lo que atañe al cabello, cejas, labios y demás.


Hola! El navegar por Internet en busca de consejos de belleza es una constante en mi vida y, de alguna manera, siempre estoy aprendiendo algo nuevo. Por eso, hoy he decidido compartir con vosotras 10 de mis consejos de maquillaje favoritos aprendidos a lo largo de los años. No es que sean unos trucos trascendentales, sino que simplemente han cambiado la manera en que cómo me maquillo:


1. Esponjas blender. Soy una gran defensora de las esponjas Blender y las suelo utilizar varias veces cuando me maquillo. Después de aplicar la crema hidratante con color, humedezco la esponja ligeramente, exprimiendo el exceso de agua, y luego voy dando golpecitos con ella alrededor de mi cara, asegurándome de concentrarme en lugares difíciles de acceder como la línea del cabello, la mandíbula y el cuello. También, la utilizo después de aplicar la base de maquillaje, colorete, iluminador, e incluso corrector. Antes, utilizaba la esponja sólo una vez, al final de mi rutina de maquillaje para sellarlo bien, pero he descubierto que queda más natural cuando la empleo varias veces. Es verdad que lleva un poco más de tiempo, pero el resultado es mucho mejor.

2. Mezclar iluminador líquido con la base de maquillaje. La mayoría de la gente utiliza el iluminador como un pequeño "toque de acabado" especial - que se aplican en los puntos más altos de las mejillas o para conseguir un aspecto más fresco y sano. Sin embargo, mezclando el iluminador líquido con la base de maquillaje todos los días y como parte de mi rutina de maquillaje, hace que todo el rostro se vea más luminoso.

3. Puntos entre las pestañas. Este truco es una de mis técnicas favoritas. Una vez que me he aplicado la máscara de pestañas, cojo el delineador líquido (con el que nos pintamos la raya del ojo) y pinto pequeños puntos diminutos entre las pestañas. Esto hace que la línea de las pestañas se vea más oscura y densa. Es una gran manera de agrandar el ojo sin necesidad de tener que pintarnos la raya o hacernos un ahumado.

4. No rellenar el comienzo de las cejas. Tras una visita al stand de Mac en El Corte Inglés, donde me maquillaron las cejas de fábula, le pregunté a la chica que me contara lo que había hecho. Ella me dijo que la clave al rellenar las cejas, con un pincel o un lápiz, es empezar aproximadamente un centímetro más allá del comienzo de la ceja, y no, al principio. Simplemente así, parece más natural.

5. Labios manchados. Este truco suelo utilizarlo cuando me pinto los labios de colores más fuertes, pero también funciona con cualquier color. Me aplico el pintalabios como siempre, pero inmediatamente después, cojo un tissue, un poco de papel higiénico o una toallita y lo aplico presionando sobre los labios varias veces hasta quedarme con sólo un toque de color. Así queda más bonito y sutil, y dura más.

6. Broncear gradualmente. Utiliza un bronceador líquido como el fluido Maestro de Armani que es una maravilla y queda muy natural. Pon una cantidad mínima en los dedos, frótalos y aplica ligeramente en las manzanas de las mejillas. Repito este proceso varias veces hasta que el color se va construyendo de una manera muy natural, y queda como si nos hubiéramos pasado la tarde al sol.

7. Aplicar base de maquillaje en el cuello y orejas. Ya sabéis la importancia que tiene aplicar maquillaje en el escote, y más ahora que empezamos a ir más descubiertas. Sin embargo, muchas de nosotras nos olvidamos de que la zona de la mandíbula también es importante. Para ello, os recomiendo extender la aplicación de la base hasta el cuello como si fuera una continuación de la cara. Así, se verá todo más uniforme. Y las orejas también son clave y nunca las prestamos atención. Si os dais cuenta las orejas suelen tener la piel un poco más roja que el resto de nuestra cara. No está de más ponernos un poco de base de maquillaje en ellas, y más si vamos a llevar el pelo recogido.

8. Corrector con forma de triángulo invertido. Para cubrir las ojeras, simplemente me aplico el corrector en el área directamente por debajo de mis ojos, a pequeños toques y acariciando la piel; y voy formando un triángulo hacia abajo.

9. Duchar después de maquillar. Efectivamente es hacer justo lo contrario de lo que normalmente hacemos. Primero nos duchamos y después, una vez aplicadas todas las cremas, peinadas y vestidas, nos maquillamos. Pues bien, hay que hacerlo al revés. Y es verdad! el maquillaje siempre se ve mejor después de la ducha que antes. Leí en una revista que un artista del maquillaje recomendaba esto: el vapor caliente del baño ayuda a sellar el maquillaje y hace que se vea un poco más natural y menos "recién puesto".

10. Agua Termal. Me encanta el agua termal, es un cosmético que sirve para todo. Mi preferido es el de Avène y es mi arma secreta. Si te has maquillado por la mañana, y por la tarde notas la piel reseca, pulveriza un poco de agua termal sobre el rostro. Te hidratará y no necesitarás retirarte el maquillaje. Igualmente, si ya nos hemos duchado y solo hay que retocar el maquillaje, nos lo echamos, una vez hemos terminado, para fijar el maquillaje y mantener la piel hidratada por más tiempo. Y me encanta por las mañanas, una vez me he lavado la cara, me pulverizo varias veces sobre el rostro, y luego me paso un algodón para retirarlo y con él las impurezas que por la noche mi cara ha soltado.



Hasta mañana!!


4 comentarios:

  1. la base en el cuello y las ojeras es un basico

    ResponderEliminar
  2. Lo de las cejas lo tendré en cuenta...
    Pero lo de maquillar antes de duchar no lo veo!

    .Estelle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, pruebalo Estelle que igual te sorprende ;)

      Eliminar

Muchas gracias por comentar