Cómo reutilizar un vestido que se nos ha quedado pequeño con el truco de la cebolla

martes, 13 de diciembre de 2016


Hola! Seguro que más de una se niega a tirar un vestido maravilloso que se le ha quedado pequeño, o ahora, con los años le queda fatal, porque piensa que algún día adelgazará. Pues, mientras llega ese famoso día, el truco de la cebolla nos permite volver a lucirlo y con garbo.


Antes de continuar, un descargo de responsabilidad. No todos los vestidos valen para hacer la magia de la cebolla. El mejor modelo: el llamado Little Black Dress (LBD).
Intento recordar cuándo fue la última vez que me puse un vestido negro corto y ajustado, y ha pasado tanto tiempo, que mejor lo dejo por vergüenza. La memoria me lleva a los años 80 y me niego a pensar que ha pasado tanto tiempo!

El caso es que cuando muchas de nosotras presumíamos del vestido probablemente tendríamos una buena figura. Ahora, no es el caso y aunque nos engañemos pensando que la recuperaremos y que podríamos estar tan escurridas como Nicole Kidman, el vestido continúa almacenando polvo en el armario sin ver la luz del día.

Pero una mirada a mis expertas habilidades para parecer un espantapájaros lo puede devolver a la vida. Solo hay que perder la timidez y recurrir al truco de la cebolla, que no es otro, que el de ir añadiendo capas para ocultar nuestras protuberancias.


Vestido de terciopelo de Esprit, sandalias de Jimmy Choo



Antes de empezar, una pregunta: ¿Qué pensáis? Puestos a recuperar nuestra semblanza de antes, ¿engordamos nuestras cejas al más puro estilo Margaux Hemingway, musa de los 80?
Sería perfecto para dotar de más realismo a nuestro nuevo outfit:


Camisola de tigha vía Zalando, falda de Green Coast, chaqueta de Proenza Schouler, botines de Magrit, colgante de TomTom Jewelry



Veis, este outfit demuestra a las escépticas que es posible seguir llevando el vestido LBD bajo todas las capas de ropa, suficientes para ocultar que nos queda a reventar o no podemos subirnos la cremallera.

La combinación con una camisola de estilo militar y la chaqueta de tweed es perfecta para llevarlo durante el día; mientras que con la falda de tul, es ideal para la noche. Eso sí, si mostráis al sexo opuesto estos tres looks, estoy segura que todos elegirán el primero!

Si no os he convencido siempre podréis compraros un vestido nuevo como este modelo de Alexander Wang que es maravilloso; y aprender a exprimirlo de seis maneras diferentes.






Hasta mañana!!


Imagen superior vía Cosmopolitan

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar