Buenos días tristeza

martes, 29 de noviembre de 2016


Hola! Todo empezó con un viejo libro encontrado en una pequeña biblioteca de una casa con encanto que un verano alquilamos en la Occitania francesa. Y así conocí a Françoise Sagan.


Hacía mucho que no hablaba de libros pero el otro día, ordenando la librería, redescubrí Buenos días tristeza de Françoise Sagan, y no he podido evitar hablaros de ello en el blog.

Como os comentaba, dio en mis manos por casualidad, un mes de julio de año taytantos cuando estábamos pasando unos días de vacaciones en la zona de Montpellier. La melancolía de su título me empujó a la mecedora más cercana y allí estuve las horas muertas devorando las páginas de esta novela de celos ambientada en la Riviera francesa de los años 50.

Con un tono directo y espontáneo, Françoise nos cuenta la historia de Cécile, una joven de diecisiete años, y su padre, viudo y cuarentón, pero alegre, frívolo y seductor como nadie, amante de las relaciones amorosas breves y sin consecuencias, que viven felices, despreocupados, y entregados a la vida fácil y placentera. No necesitan a nadie más, se bastan a sí mismos en una ociosa y disipada independencia basada en la complicidad y el respeto mutuo. Un día, la visita de Anne, una mujer inteligente, culta y serena, viene a perturbar aquel delicioso desorden. A la sombra del pinar que rodea la casa y filtra el sol abrasador del verano, un juego cruel se prepara. ¿Cómo alejar la amenaza que se cierne sobre la extraña pero armónica relación de Cécile con su padre? A partir del momento en que Anne, que había sido amiga de su madre, intenta adueñarse de la situación, Cécile librará con ella, con el perverso maquiavelismo de una adolescente, una lucha implacable que, a pesar suyo, erosionará su vida y la conducirá lentamente al encuentro de la tristeza.

Desde entonces, me encanta husmear libros de ediciones anticuadas que suelen estar en las casas que alquilamos en vacaciones porque descubres tesoros como este con olor a polvo, verano y papel añejo. Y ya si encima acompañas su lectura de una envolvente música, la experiencia es increíble. De repente, qué ganas de verano verdad?



Imagen vía Moumudo


Volviendo a Sagan, hoy no os recomiendo un libro, sino una autora de talento. Disfruté tanto con su oda al cinismo, la sensualidad y la ociosidad que también me he leído de ella Las maravillosas nubes, La mujer pintarrajeada, y La cama deshecha.

Además, me intriga su vida de novela. Françoise no era una escritora al uso, sino una mujer complicada, amante de las drogas, el alcohol, los coches rápidos, los jóvenes, el dinero y los casinos para arruinarse. Y aunque os pueda escandalizar, tengo que admitir que me gusta mucho su visión de la vida.
Como ella decía: La felicidad para mi consiste en gozar de buena salud, en dormir sin miedo y despertarme sin angustia.


Hasta mañana!!



Imagen superior vía Mercado Libre

 

 

2 comentarios:

  1. Vaya, no conocía de nada a esta escritora y mucho menos su obra, pero la presentas de manera muy atractiva. El libro tiene pinta de ser de los que enganchan sin esperártelo.
    Yo también suelo echar un ojo a los libros que ocupan las estanterías de los lugares donde me hospede, cuando los hay XD

    .Estelle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejejeje, Anímate a leerlo que estoy segura te encantará :)

      Eliminar

Muchas gracias por comentar