Anna Wintour es mi madrastra y además viene a la boda

martes, 26 de mayo de 2015



Hola! Hacía mucho que no escribía un post de boda con recomendaciones para las invitadas o las madres de los novios, y hoy es el momento.

El otro día, leyendo un artículo satírico que comparaba a la temida Anna Wintour, -bueno su melena de corte Bob-, con el dibujo animado de Dora la Exploradora, pensé: madre mía qué horror si Anna Wintour fuera tu suegrasta, es decir, la madrasta de tu futuro marido o mujer. Qué presión!

Ya no solo por la organización del banquete, pensando en que todo debe estar impecable y con mucho estilo y modernidad. Sino porque cómo va a estar todo al gusto exigente de la directora de la revista Vogue USA y una de las mandamases del mundo de la moda! Ya te digo yo que imposible, por mucho que digan que se parece a este dibujo animado, que dicho sea de paso no puede ir más a la moda: colores cítricos, bermudas, mochila...

El caso es que pensándolo bien, para la "segunda mujer" no debe ser fácil ir a la boda de uno de los hijos de tu pareja. Las miradas van a recaer en tu persona sí o sí ya solo sea por la curiosidad que tu papel despierta. Y la cuestión es qué te vas a poner para intentar no chocar ni robarle protagonismo a la madrina ni a la mujer con cuyo ex marido estás ahora.

La mayoría hablamos y damos consejos a las madrinas y a las madres de las novias, siendo las llamémoslas "madrastras" las grandes olvidadas de este tipo de celebraciones. Así que hoy, les voy a dedicar este post con algunas sugerencias que yo considero lógicas.

La primera recomendación es tratar de averiguar si los novios te están dando tratamiento de madre o de invitada. Es fundamental para saber cómo vestirte para la ocasión el saber dónde vas a estar sentada, si en la mesa presidencial o en una de las mesas de los invitados.
 
 

Eso sí, ni se te ocurra presionar para estar en la mesa principal!! Deben ser los novios quienes decidan dónde te sentarás. El protocolo, por ejemplo, dicta que en la Iglesia, los padres biológicos deben sentarse juntos en la primera fila, y los padrastros o segundas parejas, dos o tres filas más atrás. Aunque te duela y no sea justo, piensa todo el rato que los verdaderos protagonistas de ese día tan especial son los novios y no tú.
 


Si para la boda te han dado tratamiento de invitada, entonces, te sugiero que vayas vestida como si fueras una invitada. Entierra esos demonios que te tientan para que eclipses a la ex mujer de tu cónyuge, y se una mujer fina, educada y elegante que está por encima de esas bobadas. Si escoges un vestido apretado de un color brillante con la intención de que todos vean que tú tienes mejor cuerpo que la ex mujer, lo único que provocarás es que se te vea como una persona celosa y mezquina.
 


Con un vestido discreto que te siente de miedo, clásico, de un color oscuro como puede ser el azul noche, y unas joyas y accesorios prudentes estarás guapísima y verás como cambian la predisposición de las personas invitadas a la boda hacia ti.
 


Por otro lado, si el tratamiento que te van a dar en la boda es el de madre y ocuparás un sitio muy especial al lado de los novios, entonces intenta vestirte al estilo de cómo la madre de la novia iría. Eso sí, siempre con cuidado de no superarla. No es el momento de demostrar nada.
 


De hecho, la etiqueta marca lo siguiente: la primera en elegir su vestido y estilo es la madrina, a continuación la madre de la novia, y finalmente la madrastra o segunda mujer. Total, escucha a la novia qué sugerencias ha pensado para ti.

En cuanto al color, la clave para elegir el tono correcto es: no llevar el mismo color que la madre de la novia, madre del novio o de las damas de honor. Y tener en cuenta que estos colores tampoco son apropiados: blanco, rojo, y en algunos casos negro.

Finalmente, recomiendo escoger un vestido que sea atemporal y no esté de rabiosa actualidad, pues luego se nos ve ridículas en las fotos de familia de la boda en los años venideros.

Conclusión, que aunque tengas el estilazo de Madame Wintour y toda su sabiduría fashion, no es nada fácil verdad?



Hasta mañana!

 Podéis escribirme a encasadeoly@gmail.com o seguirme en Twitter (@EncasadeOly)


Imágenes vía Pinterest 



2 comentarios:

Muchas gracias por comentar