Biscotti clásico italiano de almendras con sabor a naranja

martes, 28 de abril de 2015

 


Hola! La primera vez que tomé el tradicional biscotti italiano fue desayunando en Venecia, en el buffet del hotel. Me encantó el sabor de estas galletas con almendras, aunque al principio pensaba que era una especie de bizcocho y por el aspecto, de pan.

Desde entonces lo he comido en contadas ocasiones pues no es un dulce que se prodigue mucho en nuestro país, que somos más de magdalenas, tostadas, croissants... Pero, he descubierto que en casa es muy sencillo de hacer y además queda igual de crujiente y lleno de sabor.

Este pasado fin de semana, teníamos "mono" de biscotti, así que nos preparamos un desayuno a la italiana, capuccino incluido.

En Directo al Paladar tenéis la receta clásica del biscotti de almendras, pero hay muchas maneras de hacerlo, y a nosotros la que más nos gusta es la que lleva Cointreau para darle ese sabor a naranja. Esto es como yo lo hago:


Ingredientes (para unos 30 biscottis)

3 1/4 tazas de harina
1 cucharadita o sobre de levadura
1/3 cucharadita de sal
1 taza y media de azúcar
10 cucharadas de mantequilla sin sal, derretida
3 huevos grandes
1 cucharada de extracto de vainilla
1 cucharada de Cointreau
1 cucharada de ralladura de naranja
1 taza de almendras enteras, tostadas, picadas o almendras en láminas (lo que queráis)
1 clara de huevo grande
 



Instrucciones

Colocamos la bandeja de rejilla en el centro del horno y precalentamos a 180 grados. Luego, en la otra bandeja de horno ponemos encima un papel de hornear.

En un cuenco tamizamos la harina, y echamos la levadura y la sal, y removemos. Aparte, en otro bol grande mezclamos el azúcar, la mantequilla derretida, los tres huevos, el extracto de vainilla, la ralladura de naranja y el Cointreau. Agregamos la mezcla de harina a la otra mezcla de huevo y naranja y removemos con una cuchara de madera hasta que todo esté bien mezclado. A continuación echamos las almendras y masajeamos para que queden integradas en la masa formada.

Dividimos la masa en dos. Con las manos enharinadas damos forma a las dos partes de la masa para dejarlas rectangulares y las colocamos las dos en la bandeja con el papel que teníamos preparada, dejando un buen hueco entre las dos masas. Batimos la clara de huevo en un cuenco hasta que quede espumosa; y con un pincel pintamos la parte superior y los lados de los dos trozos de masa.

Metemos la bandeja en el horno y horneamos las masas hasta que queden doradas (aproximadamente unos 30 minutos). Sacamos y dejamos enfriar completamente (unos 25 minutos). Pero, no apagamos el horno, mantenemos la temperatura de los 180 grados.

Una vez enfriadas las dos masas, las quitamos de la bandeja con cuidado de que no quede pegado el papel de pergamino. Usando un cuchillo de sierra, cortamos en rodajas de dos dedos de ancho. Ahora, colocamos las rodajas, el lado cortado hacia abajo, sobre la bandeja de rejilla. La introducimos en el horno, y horneamos unos 12 minutos. Le damos la vuelta a las rodajas y horneamos hasta que apenas comienzan a coger color (unos 8 minutos).

Sacamos del horno y listo! ya tenemos nuestros biscottis!!



Están deliciosos y aguantan en un recipiente herméticamente cerrado durante una semana o más.

Espero que os salga bien y os guste tanto como a nosotros!



Hasta mañana!!



Imágenes vía Pinterest
 

1 comentario:

Muchas gracias por comentar