Cambia tu mirada con unas pestañas de infarto y un rimel infalible

9.3.15



Hola! Comenzamos la semana con un post de belleza en el que os voy a mostrar unos cuantos truquitos para lograr unas pestañas de infarto con un rímel infalible!

Con la edad, las pestañas se vuelven más escasas y más tiesas, y encima los ojos se van viendo cada vez más pequeños. Así que es necesario hacer algo para evitar que los ojos desaparezcan de nuestra cara jajaja

Afortunadamente hay un pequeño instrumento que nos puede ayudar a agrandar la mirada y además nos lo podemos permitir. Se trata del rizador de pestañas. Se que siempre hablo de él, pero es que no hay color de cómo te quedan las pestañas, una vez rizadas y aplicado el rímel, a cuando no lo usas.

Este sería el primer truco y el paso número 1 para conseguir que los ojos se vean más grandes, frescos y llenos de vida. En este paso os doy un consejo para que funcione mejor. Os recomiendo calentar el rizador de pestañas un poquito con el secador antes de utilizarlo; el resultado es mucho mejor!!


 


Ahora pasamos a los tips del rímel y cómo aplicarlo mejor.

Lo primero que os sugiero es que limpiéis el cepillito con una toallita o kleenex para quitar el exceso y grumos que hayan podido quedar de las aplicaciones. Lo introducís de nuevo en el aplicador y comenzáis por las pestañas superiores, en la parte del centro, y vais desplazando hasta las pestañas de los lados.

Es muy importante que os apliquéis la máscara desde la base de las pestañas hasta las puntas. Es más sencillo si con el dedo anular (ya sabéis el dedo de la belleza porque es el que menos fuerza tiene y por tanto menos presión hace) levantáis un poquito hacia arriba el párpado superior pues se ve mejor donde empieza el nacimiento de las pestañas.

 


Si queréis conseguir unas pestañas más dramáticas, entonces aplicad el rímel en zigzag, y las pestañas de la esquina las alargáis hacia afuera, hacia las esquinas, para conseguir una mirada más felina. Dejáis secar esta capa durante unos 30 segundos, y luego aplicáis una segunda capa.

Pero, si lo que os gusta es tener una mirada más limpia y natural con unas pestañas que parezca que no llevan rímel, entonces aplicad solo una capa de máscara. Una vez seca, con un cepillito de cejas, por la parte que tiene el peine, peináis las pestañas de forma que queden separadas y no aglutinadas. Si no tenéis este cepillito de cejas, con un cepillo de dientes viejo también se puede hacer.

 
 
 

Finalmente, si os gusta llevar rímel también en las pestañas inferiores, entonces empezad primero con ellas, antes de aplicar la máscara en las superiores. Para ello, pasad por encima de ellas la puntita del cepillo del rímel, teniendo cuidado de que no queda ningún pegote y que quedan separadas.


Hasta mañana!!



Imágenes vía Pinterest

2 comentarios:

  1. Probaré lo del secador con el rizador, que no lo sabía ;) ¡Gracias!

    .Estelle.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar