Galletas de chocolate blanco y menta para Navidad

15.12.14




Hay veces que tengo ocurrencias difíciles de entender y más complicadas aún de llevar a cabo. El otro día, tras un día agotador de compras, se me ocurrió que para esta Navidad quería hacer un postre no muy pesado para alguna de las cenas o comidas de celebración en casa. La cuestión es que quería un postre que fuera Navideño pero que no fuera Navideño. Me explico jajaja

Quería un postre que reflejara la Navidad pero que no fuera el típico dulce propio de estas fechas como el turrón, panetone, polvorones, mazapanes... Como con esfuerzo y dedicación en esta vida se consiguen muchas cosas, indagando por Internet di con esta receta que me iluminó: galletas de chocolate blanco y menta.

El blanco y el rojo son los colores, por antonomasia, de la Navidad; las galletas, así como el chocolate, tampoco suelen faltar en estas fechas; pero, la menta es el toque secreto que marca la diferencia, pues no es un sabor que se prodigue en lo que solemos comer en esta época.
 
 
 


Os dejo con la receta y espero que me queden muy ricas para la cena de Nochebuena. Ya os contaré!


Ingredientes:
Una taza de harina
1/2 taza de cacao en polvo
1/2 cucharadita de las de café con bicarbonato de sodio
1/2 cucharadita de levadura (tipo Maizena)
1/2 cucharadita de sal
5 cucharadas de mantequilla sin sal
3/4 taza de azúcar
1 huevo grande
1 yema de huevo grande
3/4 cucharaditas de extracto o esencia de menta (con licor de menta también sirve)
15 caramelos de menta y 15 caramelos de fresa (intentad que sean de un rojo intenso)
1 kg de chocolate blanco partido en trozos


Instrucciones:

Tamizamos la harina y la colocamos en un bol junto con el cacao en polvo, el bicarbonato, la levadura y la sal, y removemos para que quede todo bien ligado. Luego, batimos la mantequilla (yo la calentaría antes levemente en el microondas) y el azúcar con una batidora a velocidad media-alta durante 1 minuto. Reducimos la velocidad a media-baja, y añadimos el huevo y a continuación la yema de huevo, batiendo bien después de cada adición. Echamos el extracto de menta, y después vamos agregando poco a poco la mezcla de harina, levadura, sal que teníamos en el bol y batimos hasta que quede todo uniforme.

Ya tenemos la masa formada. La dividimos en dos partes y envolvemos cada una en film y las metemos en la nevera al menos 1 hora (o hasta 2 días).

Pasado ese tiempo, sacamos de la nevera y colocamos una parte de la masa sobre una superficie ligeramente enharinada, y la vamos aplastando con un rodillo hasta que el espesor sea de unos 4-5 centímetros. Ahora lo metemos en el congelador hasta que esté firme, aproximadamente 15 minutos. Este paso es para que no se nos rompa la masa cuando la cortemos.

Ahora vamos a hacer las galletas, mientras precalentamos el horno a 150 grados. Con un vaso de filo fino, por ejemplo, vamos cortando la masa en círculos, y los vamos colocando en una bandeja de horno, con papel de horno para evitar que se queden pegadas, y a una distancia de unos 5 centímetros unas de otras.

Metemos la bandeja en el horno unos 12 minutos, pero comprobad antes de sacarla que las galletas estén secas al tacto. Repetimos esta misma operación con el resto de la masa hasta terminarla.
 
 


Después, dejamos enfriar las galletas y las dejamos tapadas con un paño durante 3 días.

Pasado este tiempo, las sacamos el día que las vayamos a comer y entonces es cuando las decoramos.

Cogemos los caramelos de menta y los aplastamos para convertirlos en polvo. E igualmente, con los caramelos de fresa. Os recomiendo separar los trozos grandes que vayan quedando entre el polvo y aplastarlos de nuevo. Luego, derretimos el chocolate en un cazo. Untad un poquito de mantequilla en el fondo para que no se queme ni si pegue.

A continuación, sumergimos cada galleta en el chocolate derretido. Nos ayudaremos de un tenedor para manejar la galleta con el chocolate y retirar el excceso de goteo. Las vamos colocando en una bandeja y las espolvoreamos con el polvo de ambos caramelos (menta y fresa) en la parte superior. Y las volvemos a meter en la nevera unas 3 horas para que el chocolate se quede firme. Y ya están listas para comer!!
 
 
 

 


Hasta mañana!!



 

Imágenes vía Pinterest

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar