Los libros recomendados del mes

viernes, 28 de noviembre de 2014


Este mes, os traigo dos novelas clásicas de la literatura inglesa que opino son de obligada lectura: Los Políglotas de William Gerhardie y Jane Eyre de Charlotte Brontë.

 

En Los Políglotas, el resumen es el siguiente: Brillante, inclasificable y atemporal, Gerhardie fue aclamado en su época por autores como Graham Greene, H. G. Wells o Evelyn Waugh, quien lo consideraba un auténtico genio. Los políglotas, considerada una de las obras maestras subterráneas de la literatura inglesa y, para William Boyd, la novela más influyente del siglo XX en ese idioma, narra la historia de una excéntrica familia belga afincada en el Lejano Oriente durante los turbulentos años que siguieron a la Gran Guerra. Exiliados, empobrecidos tras el estallido de la Revolución Rusa, reciben la visita de un engreído primo inglés, el capitán Georges Hamlet Alexander Diabologh, que aparece en sus vidas durante una misión militar y se convierte en testigo de sus infortunios. La historia está plagada de personajes de una rareza arrolladora: maniacos depresivos, obsesivos e hipocondriacos. A medio camino entre Ada y el ardor, de Vladimir Nabokov y Trampa 22, de Joseph Heller, Los políglotas retrata un mundo delirante y convulso, donde lo irracional aflora en los momentos menos pensados y la herencia de Babel amplifica el sonido inconfundible de lo humano.

Me ha encantado la historia. Es divertida, culta, parodia los miembros de una familia de depresivos, obsesivos, hipocondríacos… no se, me he reído mucho la verdad. Quizás sea porque alguno de los personajes de la novela no me resultaban del todo desconocidos jajaja. Es de lectura rápida, con unos diálogos delirantes, describe muy bien los lugares exóticos donde transcurre la historia, y bueno, tiene también su poso de melancolía como buen escritor inglés del siglo XX que es Gerhardie. Os la recomiendo 100%.


 


En cuanto a Jane Eyre, la sinopsis es la que sigue: Jane Eyre es una novela clásica de amor, precursora del feminismo y la psicología moderna, sobre una huérfana que enfrenta su destino manifiesto. De Jane Eyre (1847), una de las novelas más famosas de estos dos últimos siglos, se suele guardar la imagen ultrarromántica de una azarosa historia de amor entre una institutriz pobre y su rico y atormentado patrón, en el marco truculento y misterioso de una fantasmagoría gótica. Y se olvida que, antes y después de la relación central con el misterioso, sardónico y violento señor Rochester, la protagonista tuvo una vida: episodios escalofriantes de una infancia tan maltratada como rebelde, años de enfermedad y arduo aprendizaje en un tétrico internado, estaciones de penuria y renuncia en la más absoluta desolación física y moral, inesperados golpes de fortuna, incluso remansos de paz familiar y nuevas -aunque engañosas- proposiciones de matrimonio. Se suele dejar de lado que, en fin, la novela es todo un libro de la vida, una exhaustiva ilustración de la lucha entre conciencia y sentimiento, entre principios y deseos, entre legitimidad y carácter, de una heroína que es la «llama cautiva» entre los extremos que forman su naturaleza.

Posiblemente conozcáis la historia porque ha sido llevada al cine en incontables ocasiones, pero merece la pena leerla esta novela tan pasional. Me leí el libro hace tiempo, y aunque pertenece a otra época, sin duda, la escritora es una adelantada a su tiempo. La protagonista es valiente, audaz, ama, y a pesar de su condición y de la sociedad en la que vive tiene una ideología feminista que al final la convierte en una mujer independiente. Es una joya literaria de la etapa victoriana, y todo un clásico que no decepciona. Preciosa.



Que disfrutéis del fin de semana y nos vemos el lunes!!

 

2 comentarios:

  1. Jane Eyre intenté leerlo hace un par de años pero lo dejé, no llegué ni a la mitad. Creo que le daré una nueva oportunidad... a ver si con el paso del tiempo he cambiado el chip y consigo engancharme.

    .Estelle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces bien Estelle, muchas veces los libros nos gustan según nuestro estado de ánimo; y Jane Eyre no es precisamente para alegrar el alma!!

      Eliminar

Muchas gracias por comentar