Quemaduras solares, ¿en qué grupo estás?

9.4.14

 


Estamos a un paso de las vacaciones de Semana Santa, y es ahora en esta temporada del año en que más quemaduras de sol se producen. No se si porque no hay mucha concienciación y la gente se aplica más durante el verano; o porque al no hacer un calor infernal, te confías y no te pones la suficiente protección.

También es verdad y yo me incluyo en este grupo, que en la ciudad no prestas atención al terrible efecto de los rayos UVA, y el hecho de estar un par de horas sentada en una terracita al sol (aunque nuestra hidratante diaria lleve una protección mínima de 15 SPF) provoca que más de una vez nos hayamos ido a casa con la cara y los brazos quemados.

Luego están las mujeres que les encanta hornearse vuelta y vuelta en la playa; las que se quedan dormidas; las que van a la montaña y no se echan crema... en fin, que por unas cosas u otras, todo el mundo ha sufrido alguna vez una quemadura de sol.

Para cuando nos pase esto, aquí os dejo con algunos remedios caseros para aliviar la quemazón.

 
Si las quemaduras no son muy graves, y tan solo son unas rojeces, el aloe vera es excepcional. Lo podemos aplicar directamente en la zona. Hay mucha cosmética con aloe vera pero lo más natural es que si tienes una plantita de aloe vera, parte una hoja de la planta y aplícate el juguillo que suelta en la piel. Luego, si tenemos una zona afectada más amplia, por ejemplo, las piernas o los brazos quemados, os sugiero echar unas gotas de aloe vera, o unas tres ramas de la planta, en la bañera con agua fría y sumergir la zona afectada en el agua durante 10 minutos.

 
 

El te es otro de los ingredientes naturales que también ayudan a aliviar el escozor. Podéis coger dos bolsitas de te normales y echarlas en un vaso grande con agua caliente. Lo dejáis enfriar. Y luego con las bolsas de te os las ponéis en la zona enrojecida como si fuera un emplaste durante cinco a diez minutos.

 
 

Para prevenir las ampollas, el vinagre es muy bueno. Tomad un paño de algodón a ser posible, y empapadlo en vinagre de vino, y ponedlo en la superficie quemada con palmaditas suaves. Igualmente, este tratamiento también sirve para aliviar la piel que se está despellejando, pero mejor con vinagre de manzana. Luego, aplicamos aceite hidratante para el cuerpo tipo Johnson o aceites como el de Sea Buckthorn, almendras o sésamo, que podemos encontrar en los herbolarios.
 
 

 

Si lo vuestro no son los remedios caseros y preferís tener una crema, os recomiendo que os fijéis que tenga té blanco o verde, vitamina E, manteca de Karité o aceite de lavanda; unos elementos que también ayudan a reducir la irritación y neutralizar los daños de los radicales libres.



Por último, es muy importante beber mucha agua cuando nos hemos quemado, porque posiblemente estaremos un poco deshidratadas. De todos modos, esperemos no tener que aplicarnos estos remedios o tratamientos!


Hasta mañana!!

 
Imágenes de Pinterest

 

4 comentarios:

  1. Anónimo9.4.14

    Gracias por tus consejos, Oly,
    Nunca están de más, pero espero que no me hagan falta, porqué yo soy 100% de playa, y todo el año. El domingo ya estuve tres horas y me di unos cuantos baños. De todas maneras, siempre uso cremas solares con protección.
    Un beso,
    M. Carme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo vives!! Y qué suerte vivir al lado del mar; las de secano, os envidiamos en este aspecto de tener al alcance de la mano la playita, sobre todo, cuando hace buen tiempo :)

      Eliminar
  2. yo tengo un fototipo 1 y tengo que tener muchisima proteccion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que hoy en día, utilizar una crema con un factor alto de protección es imprescindible; incluso en la hidratante diaria y en invierno.

      Eliminar

Muchas gracias por comentar