Cómo elegir correctamente nuestra ropa interior

27.1.14

 


En temas de lencería femenina, aunque nos creamos que sabemos mucho, la mayoría de las mujeres no llevamos adecuadamente nuestra ropa interior. Nos seguimos poniendo viejos sujetadores que obviamente ya no cumplen su función (que es la de sujetar el busto), y es porque no están rotos y por eso no los tiramos. Tampoco prestamos mucha atención a las copas (A, B, C). En unos modelos tenemos la B, por ejemplo, y en otros, la C. Y eso es porque cuando nos lo probamos vimos que nos quedaba bien y nos daba igual.

Igualmente, con el tema de las fajas. Uy qué bien, está que me está apretadita, me sujeta a las mil maravillas!

En fin, como yo soy de las que no llevo bien la ropa interior y desde luego, tampoco soy una especialista en lencería fina, he decidido preguntar a una experta en estos temas para que nos asesore porque es más importante de lo que nos pensamos.

 
 
 
Sujetador blanco sin cazuela, escotado de La Cinta: 72€ (hasta la copa G)
Vestido faja: 88,50€ (hasta la talla 48)



Consejo #1

Paloma Núñez Noval de La Cinta Lencería nos explica en primer lugar la importancia de conocer la talla de nuestro contorno. Este es el primer consejo que debemos tener en cuenta cuando vayamos a adquirir un sujetador nuevo. Además, debemos hacerlo con asiduidad porque nuestro cuerpo va cambiando con la edad, y con él, nuestra talla de sujetador.

La talla del contorno la podemos medir con un metro bordeando todo nuestro contorno justo por debajo del pecho (es conveniente hacerlo con el sujetador puesto, nos matiza Paloma), y el número que nos de (en centímetros) es nuestra talla de sujetador. Es muy importante saberla en detalle porque "realmente lo que sujeta el busto es llevar el contorno en su justa medida; es decir, que el sujetador ni tienda a subirse o bajarse. Esto les pasa a muchas señoras, y la consecuencia es que el busto se ve caído y hacia los lados, acortando la figura y haciéndola más ancha. Por eso, es imprescindible que el contorno vaya a la misma altura que la base del pecho", nos aclara Paloma.
 
 
Sujetador preformado: 85€ (hasta la copa G)
Braguita faja alta: 57€ (hasta la talla 48)




Consejo #2

La siguiente cuestión a considerar es la copa, que en los sujetadores, se clasifica su tamaño por letras. Nuestra talla de copa se consigue midiendo por encima del pecho y restándole lo que mide nuestro contorno. Así, según el tallaje de Triumph A (de 12 a 14 centímetros, busto pequeño), B (de 14 a 16 centímetros, busto medio), C (de 16 a 18 centímetros, busto lleno), D (de 18 a 20 centímetros, busto voluminoso) y la secuencia continúa para copas superiores, llegando en algunos casos a la J.

"La copa debe recoger toda la mama, y subirla a su sitio, y una vez hecho esto tiene que estar totalmente metida (en la copa), así evitaremos doble mama, mama caída, y que se nos claven los aros, con sus posibles consecuencias. Con ello, conseguiremos un pecho alto, y por ende, una figura mas esbelta. Pecho en su sitio figura más estrecha", nos confirma Paloma Núñez.

"Aunque una mujer tenga mucho busto, no quiere decir que también sea grande de cuerpo. Las mujeres no somos talla estándar, por eso cada una debe llevar su talla de contorno y su talla de copa; si el pecho es grande, solo la copa grande. Usar una talla 100 porque tengo mucho pecho, no es verdad porque ese número mide el contorno y no el busto", añade la experta.




Sujetador sin cazuela: 42€



Cuestión de faja

Con respecto a las fajas, un invento maravilloso bajo mi punto de vista, desde La Cinta Lencería nos aconsejan que sean de corte láser para que no se claven y dejen marcas en la piel. Por otro lado, Paloma Núñez nos avanza que las fajas que acaban en la cintura han pasado de moda y es algo obsoleto. "Hace años que las fajitas suben hasta por debajo del sujetador, y sus bordes son cortados al laser, para que no marquen".

En las fajas también existen tallas y no es conveniente ponerse menos talla de la nuestra. Paloma afirma que eso puede provocar que se nos baje, saque lo que queramos esconder y estemos incómodas. "En la actualidad hay muchos modelos de fajitas, que son de telas finitas y que hacen igualmente su función, con lo que las chicas jóvenes y a cualquier edad, irán enfajadas, pero no antiguas. Podemos encontrar con forma de braguita, con pantalón mas larga y menos larga, vestido, bodys... Dependiendo de lo que queramos disimular, así escogeremos el modelo adecuado, consiguiendo lo mejor de las formas femeninas; todas las desigualdades desaparecen, aunque la ropa sea ajustada", concluye.

 
 



En definitiva, si los maestros de la lencería buscan que nos sintamos cómodas, seguras y sexys con sus modelos y diseños, ¿por qué nos empeñamos en no llevar nuestra talla correcta?

En fin, espero que, como a mi, os hayan servido estos sabios consejos.

Hasta mañana!!


 

8 comentarios:

  1. la verdad tengo que comprarme una!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo reconozco que las uso, y son geniales!! Parece que estás dura dura jeje

      Eliminar
  2. Interesante post!!! Muchas gracias!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerme Romy :)

      Eliminar
  3. Que buenos trucos!!! gracias
    Un beso
    Pasate y sígueme si gustas, soy nueva.
    somethinginmylifeforyou.blogspot.mx

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paula, muchas gracias. Por cierto, te he visitado y me ha encantado. Te sigo!!

      Eliminar
  4. Muchas gracias por los consejos! Precisamente a raíz de leer el artículo he estado en La Cinta, y ya no voy a comprar ropa interior en ningún otro sitio! Paloma es un encanto y te aconseja como nadie!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar