Face-off crema regeneradora: Kiehl's vs Yves Rocher

3.6.13


Tras haber terminado estas dos cremas antiarrugas con compuestos naturales, os voy a comentar qué tal me han ido las dos. En concreto, me he estado aplicando Pure Calendula de Yves Rocher, una regeneradora para día y noche cuyo principio activo es la flor de la caléndula; y Abyssine Cream + de Kiehl's, más enfocada a la prevención de arrugas cuyo ingrediente principal es el extracto de fermento de alteromonas.


Bien pues tengo que admitir que ninguna de las dos me ha convencido. Se me han quedado cortas, aunque como siempre, es muy posible que sea porque no son las cremas más adecuadas para mi tipo de piel, ya madura. De todos modos, si tengo que elegir me quedo con la crema de Kiehl's, a pesar de que sea más cara que la de Yves Rocher, que cuesta 5,20€.
 
 
 
 
Abyssine Cream + tiene como ventajas que se absorbe muy bien, no se precisa mucho producto (con muy poquito se tiene para toda la cara), y no deja la cara grasienta, cosa que se agradece. Es cierto que me noto la piel más suave y sedosa, pero no he percibido nada más; ni he notado más luminosidad, ni mayor hidratación, ni menos arrugas. Además, no me aguanta todo el día, pues al final de la tarde ya me noto la cara seca. No se, me han gustado más otros productos. Eso sí, tampoco puedo decir que esta casa sea mala pues es verdad que se nota que sus productos tienen calidad, pero en mi, de momento, no me han funcionado muy bien.

 

En cuanto a Pure Calendula de Yves Rocher, no me ha convencido nada a pesar de su buen precio. Se trata de una crema regeneradora para día y noche, pero más bien, es una hidratante. Por lo menos, ese es el único efecto que yo he notado, y tampoco me dura hasta el final del día. Tiene buena textura, se aplica bien aunque tarda en absorberse porque es bastante oleosa, pero a mi, no me ha nutrido bien. Eso sí, sirve para todas las pieles, incluidas las alérgicas.



Continuando con la cosmetica natural, ya os he comentado alguna vez lo bueno que es tener en casa un bote de aceite de almendras dulces, que yo, por ejemplo, compro en Mercadona, aunque hay en herbolarios y de otras marcas. Hoy os voy a contar algunas de sus mayores propiedades y para qué lo podemos utilizar, y os sorprenderá ver cuántos usos tiene. Y esto sí que os lo recomiendo jejej
 
 
 

Para empezar es una hidratante excepcional, tanto para la cara como para el cuerpo, que se absorbe fenomenal. Así que si un día nos hemos quedado sin crema, o al salir de la ducha notamos la piel seca, nos lo podemos aplicar con total confianza porque da resultado!

Otras aplicaciones son para desmaquillar los ojos, y ablandar las cutículas cuando nos hagamos la manicura en lugar de tener los dedos en remojo diez minutos. También aporta brillo al pelo seco. Una vez lavado, bien sea húmedo o ya seco, nos echamos una gotita en las manos, frotamos energicamente y nos pasamos las manos por el pelo haciendo hincapié en las puntas, evitando la raíz del cabello pues no queremos que se nos quede grasienta!

 
 
Otro uso es para las que se depilan el bigote. Si esa zona del labio superior se ha quedado irritada, en lugar de aplicar hidratante, es mejor poner aceite de almendras dulces. A continuación, colocar unos minutos una bolsa pequeña de algo congelado (como guisantes, por ejemplo) hasta que desaparezca la rojez.

Finalmente, os explico un tratamiento casero para las que tienen las manos muy resecas, con eccemas, o quieren aportar una dosis extra de hidratación. En realidad, este remedio era empleado por las mujeres en 1800. En un cuenco, se echa una cucharadita de café de agua de rosas, otra de aceite de almendras, y una yema de huevo batida. Se remueve todo, y de la masa resultante, nos la aplicamos en las manos. Nos la dejamos, nos ponemos unos guantes (que no sean de lana ni de plástico) y nos vamos a dormir. A la mañana siguiente, nos lavamos y ya veréis lo suaves, hidratadas y bien que nos quedan las manos.

 
 

Espero que os haya gustado y os veo mañana!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar