Cómo ser organizada en el caos de las Rebajas

9.1.13


Las Rebajas de invierno ya han empezado con descuentos, que en algunas tiendas, llegan hasta el 70%. Sin embargo, hay que tener cuidado con las gangas porque no es oro todo lo que reluce; y muchas veces nos podemos arrepentir por haber malgastado nuestro preciado dinero.

Como es habitual en estas fechas, las asociaciones de consumidores ofrecen sus recomendaciones tradicionales, siendo las principales, valorar la necesidad real del producto que vayamos a comprar, su calidad y su precio, más que el porcentaje de descuento.

En mi caso particular, antes de lanzarme a la vorágine de las rebajas, pienso en qué es lo que verdaderamente necesito o me quiero comprar. Así que me siento tranquilamente con una taza de café, saco mi bloc de notas, y hago una lista de artículos que me apetecen tener o comprar.

Luego, extraigo de mi monedero todos aquellos tickets de descuentos que me han ido dando según he ido comprando (como los de Bodybell); reúno todas las publicidades que me han ido enviado a casa con cupones, rebajas y descuentos; y compruebo su fecha de expiración y si me sirven para mis próximas compras.

Durante el proceso de compra, lo que también hago es preguntar qué periodo de devolución tengo, porque en algunos establecimientos, las fechas de devolución no coinciden con las que tienen habitualmente. Y miro detalladamente si la prenda tiene algún desperfecto. Más de una vez me he llevado a casa camisas a las que le faltan dos botones, faldas con el bajo descosido, o pantalones sin cinturón cuando iban incluidos.

Finalmente, y aunque sea un imposible, no gastar dinero! Me refiero a intentar ajustarnos a nuestro presupuesto. Aunque no lo tengamos o consideremos innecesario hacerlo, creo que es importante pensar en una cifra que no debemos rebasar. Podemos ser de las que no nos reservamos para las rebajas, pero siempre podemos caer en ellas, y picar algo que hemos visto cuando paseábamos, acompañábamos a una amiga, o cambiábamos algún regalo de Navidad.




 




3 comentarios:

  1. Hoooola,Oly,buscando por internet consejitos para mis recien estrenados 50 me he encontrado con tu blog,estoy en tus primeras entradas del 2012 y me parece muy interesante y variado,es que parece que a esta edad nos volvemos invisibles,no nos vestimos o no nos gusta arreglarnos,nada mas lejos de la realidad,te noto muy vital y con muchas inquietudes,gracias por el trabajo que te tomas y que nos ayuda y anima, un saludo y pienso muuuy seriamente que:"Los 50 son los nuevos 40" está en nuestra mano,continúo con la lectura.:-)
    ``````

    ResponderEliminar
  2. Hola Noe, completamente de acuerdo contigo. Es incomprensible que las casas de moda se olviden de nosotras, cuando encima somos las que de verdad ya sabemos lo que queremos, y tenemos capacidad adquisitiva para ello. Les debemos parecer un mercado complicado ;) Muchas gracias por leerme!!!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo20.3.13

    Es complicado a veces ir de compras cuando te encuentras esas faldas tan cortas,esas chaquetas a la cintura,esos pantalones pitillos apretados,esas cinturillas asfixiantes,tacones de 14 cm,vestiditos cortísimos y pantalones cortos,jerseys transparentes y camisetas de tirantes.
    Qué dificil resulta encontrar un blazer larguito que tape el trasero y estiliza,un vestido de manga francesa y largo a la rodilla,camisetas con manga al codo de algodon y no de licra y camisas que no se transparenten.
    Creo que Oly nos puede ayudar en decirnos donde se encuentran esos "tesoros" que a todas favorecen.Yo le llamo a eso"ropa seria",jajjaj,y es lo que busco cuando voy de compras.Gracias Oly.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar