Así fue mi día de Reyes

8.1.13


Mágico. Creo que esa es la mejor palabra que puede describir a uno de los días más encantandores del año, si hay niños de por medio, claro.

Los nervios y la aprensión con los que se acuestan los más pequeños; el sigilo y la ilusión de los padres y abuelos con los preparativos; el asombro, estupor y admiración que inundan sus caritas, somnolientas e incrédulas aún, cuando abren la puerta del salón y aparecen los tesoros de los Reyes Magos; la voracidad y desenfreno al abrir los paquetes de llamativos envoltorios con ansia de saber sus secretos, sin quitar el ojo a los regalos de los demás; y la vacilación en la decisión de qué juguete elegir el primero para dar rienda suelta a su diversión. Magia y felicidad.

Fue un día de intercambio de regalos, besos y sonrisas; de una larga y entrañable sobremesa presidida por su majestad, el Roscón; y todo ello, agradeciendo la inmensa fortuna de haber pasado la Navidad un año más todos juntos.

Espero de corazón que todas vosotras hayáis disfrutado también de un día de Reyes extraordinario, y nos seguimos viendo por aquí!!
 
 
 
 
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar